A cuenta del heroico aterrizaje de Sully sobre el río Hudson, los medios de comunicación han desempolvado estas infrecuentes palabras y durante unos días hemos podido leer “amerizaje”, “amaraje”, “amaró”, “amerizó”…

Después de tanto encontrármelas, de pronto me asaltó el temor de que alguien estuviera arrastrando errores de esos que escuchamos en la radio o leemos en la prensa (“informar que” es uno de mis favoritos). Sin embargo el temor era infundado y esta vez todos tenía razón en sus palabras. Qué bonito!

Hace tiempo tenía pendiente comentar un recurso con el que los tiquismiquis de la lengua disfrutarán tanto o más que con la RAE o el María Moliner: la revista Donde dice… de la Fundéu, la Fundación para el Español Urgente que, además de tener un nombre con un diptongo poco corriente, ya ofrece en su página la respuesta al título de este post.

A ver si aprenden las académicas y académicos a responder así de rápido a las consultas de sus visitantes, o incluso sin el rápido…

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>