Aitor Bediaga publicó hace un par de meses la primera entrega de una serie que promete ser bastante interesante sobre prácticas tóxicas de gestión –Pasión por innovar: Evitar la microgestión (I)-. Una parte del texto me ha recordado a un libro de Punset, El viaje a la Felicidad, en el que hace referencia a un experimento que siempre me ha parecido un claro ejemplo de lo importante que es la autonomía -o la sensación de…- para motivar a las personas.

El autor del experimento, Seligman, decidió someter a 5 ratones, separados en cubículos independientes, a descargas eléctricas aleatorias. Uno de ellos, disponía de una palanca que permitía desactivar la corriente eléctrica y, de cierta manera, controlar el efecto de la descarga. Al cabo de 6 semanas los ratones carecían casi por completo de sistema inmunitario y no tardaron mucho en morir. Todos menos uno, que también murió, pero meses después.

La cruenta experiencia no tenía otro fin que el del estudio de la felicidad, nada más y nada menos. Y no sé hasta que punto los resultados demuestran el papel de las emociones en nuestras vidas pero el ejemplo siempre me ha recordado a esas prácticas tóxicas de gestión de las que hablaba Aitor.

One Response to “el botón de las ratas”

  1. A mi también me llamo mucho la atención ese experimento cuando leí el libro de Eduard Punset. La verdad es que necesitamos tener el control o por lo menos percibir que tenemos cierto control en nuestras actividades para ser feliz. Un gestor no debería ordenar, debería guiar y orientar. Orientar hacia el objetivo por ambos conocido y compartido.

    Seguiré con la serie de artículos…

    Por cierto, tu blog tiene muy buenos contenidos! Nos leemos!

    Reply

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>