BUS04

No conozco Seattle más que por el tema de la música y las series de televisión pero ahora la conozco también por el mismo motivo por el que conocí Curibita: su sistema de autobuses urbanos. A través del proyecto Traffic 2.0, la agencia Teague ha rediseñado la experiencia de uso del sistema de autobuses en Seattle. A través de elementos comunes a cualquier sistema de autobuses (información en las marquesinas y tarjeta de transporte), Teague pretende convertir la experiencia del autobús en un sistema que conecte con las personas a través de su utilidad (lado funcional) y de su significado (lado emocional).

La propuesta de Teague permite a los pasajeros saber cuál es la ruta que más les conviene según donde se encuentran y ofrecer esa información de manera personalizada. Para ello utilizan un soporte con tinta electrónica que denomina Metroplan y que es navegable. Además, detalle importante, unifican el código visual entre locales y turistas al utilizar los mismos iconos para identificar lugares que figuran en los mapas turísticos de la ciudad. Estos dos aspectos del Metroplan, personalizable y orientado a cualquier tipo de usuario, mejoran enormemente la experiencia de uso de la red de autobuses haciéndola más accesible.

Otro punto de interacción con el sistema es el billete de autobús. Los que yo conozco hasta ahora son un chiste, ya sea por el material, el tamaño o la ausencia absoluta de diseño que incide enormemente en su uso.

La propuesta de Teague es convertir el billete en un emblema ciudadano, en un icono que identifique una determinada forma de vida (el transporte colectivo frente al privado, la relación con lo público, la sostenibilidad…)  y además convertirlo en un objeto de deseo para motivar de otra manera a las personas a utilizar el transporte público como algo molón y no como un medio para los que no pueden tener coche (igual en Europa no es tan drástica esta observación, pero en USA la relación con los coches es “algo” más intensa…). La propuesta es el Metropass, una tarjeta con RFID y tinta electrónica que recoge el trayecto sugerido por Metroplan. Es una propuesta conceptual que no parece haber sido realizada aún (estoy a la espera de su respuesta…) pero el enfoque dado cambia la relación de los pasajeros con el sistema a través de los puntos de interacción y demuestra lo que se puede perseguir más allá de la funcionalidad.

En otras ciudades como Londres, las tarjetas de transporte con RFID están dando lugar a nuevos proyectos y servicios que podría servir tanto para rediseñar la experiencia de los pasajeros como para mejorar la eficiencia en la gestión de las infraestruturas. Un ejemplo de esto es Chromaroma, un juego que localiza nuestros trayectos con la finalidad de que exploremos nuevas zonas de la ciudad o nos movamos por donde siempre pero de forma diferente.

Chromaroma Visualisations from Mudlark on Vimeo.

El último aspecto que ha trascendido de Traffic 2.0, el de la información para la gestión del tiempo, es el que más dudas me genera. Por un lado, me encanta la idea de crear indicadores fácilmente interpretables en la distancia y desde distintas direcciones. En este sentido, la solución de los anillos para indicar las líneas que pasan por la parada y el código lumínico para anunciar las próximas llegadas me convence bastante.

Sin embargo, esto nos deja en la típica laxitud de los autobuses porque no responde a la pregunta de cuánto tardará en llegar mi autobús. Con la solución de Teague sabes si tardará más o menos de 15 minutos, pero nada más. Es curioso que se hayan dejado este aspecto en el diseño de la propuesta porque es el primero por el que se empieza a meter mano al sistema de autobuses, al menos por aquí. Aplicaciones para Iphone y Android o páginas web que te informan de las paradas más cercanas a un lugar, las líneas de autobuses que pasan por allí y te dicen en cuánto tiempo llegará el siguiente autobús. Aquí recojo algunas de esas aplicaciones esperando que en algún momento dejen de ser islotes y se conviertan en una pieza más dentro del diseño de la experiencia global del uso del autobús (y en realidad cualquier transporte público …)

BCNbus o Urban Step para Android: una aplicación que permite saber el recorrido de las líneas de autobús, guardar favoritos, ver las líneas que pasan por una parada de autobús y conocer el tiempo que falta para el próximo autobús. En Barcelona me hizo la vida muy fácil.

EMTMadrid ofrece funcionalidades parecidas a BCNbus pero además te localiza las paradas en un mapa, una opción interesante.

Urbanstep para Zaragoza, Madrid y Barcelona, es la más simple de las tres mostrando un mapa lleno de chinchetas que son las paradas de autobús y las líneas que pasan. También permite marcar favoritos y saber cuándo pasará el siguente autobús.

Por último, Misparadas.com, una aplicación web para Madrid que aún no tiene versión para plataformas móviles pero que incorpora un aspecto básico e inexistente en cualquiera de las aplicaciones anteriores: contextualización geográfica. Es decir,  puedo consultar la información de una zona determinada, alrededor de una calle en concreto sin necesidad de conocer el número de la parada (por favor! ¿quién c*** conoce ese dato?). Si tuviera versión móvil sería estupendo que incluyera un botón de “Ud. está aquí” para posicionarte e informarte de las posibilidades que tienes cerca en lugar del mapa lleno de chinchetas…

4 Responses to “El orgullo de un sistema de autobuses urbanos, físico y digital”

  1. Llego bastante tarde a la conversación, pero gracias por reseñar Mis Paradas. No tenemos pensada hacer una app para móvil/iphone, pero podrás encontrar una versión optimizada en http://staging.misparadas.com. También incluiremos la opción de “cerca de mí”. Saludos!

    Reply

    • Hola mark, la verdad es que hace muuuuuucha falta una app como esta. la última vez que estuve en madrid utilizaba la de la EMT Madrid y no iba mal, especialmente en mi barrio donde las marquesinas no tienen pantalla electrónica indicando el tiempo de espera y puedes estar allí plantada 15 minutos tranquilísimamente.

      Reply

  2. […] líneas de autobús. Para eso tengo la aplicación de EMT Madrid y la de BCNbus, según la ciudad. Ya hablé de ellas en otro post anterior así que no me extiendo. Por último, Tripit, es una aplicación para gestionar los datos de nuestros viajes. Lo más […]

    Reply

  3. A mí lo que me gusta en Barcelona es que ya se empiezan a implantar sistemas que informan sobre cuánto tiempo tendremos que esperar hasta el próximo autobús. Me parece fantástico que la tecnología se empiece a implantar en estas cosas. Yo ya he visto academias oposiciones que envían datos y fechas a través del iPhone. Lo malo es que todo esto es carísimo y no siempre es posible llevarlo a término. Saludos!

    Reply

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>