La contabilidad privada de Christie Malry

o cómo la doble contabilidad ajusta cuentas en sociedad

La historia de un hombre cualquiera interesado por encima de todo en el dinero o, más bien, en el intercambio de valor.

¿Qué gano, qué pierdo y cómo se me recompensa? No sólo en el trabajo si no en cualquier situación de la vida, Christie Malry crea un sistema de contabilidad doble para saldar cuentas con la sociedad. Venganzas que empiezan siendo gamberradas de poca monta y terminan escalando a “cobros” más ambiciosos.

Pero lo más interesante del libro de Johnson no es la trama, es el estilo, la forma y el sarcasmo del autor cuando entra en el libro y conversa con su personaje:

– Christie — le previne –. Me parece que esta novela no se puede extender mucho más. Lo siento.

– Tranquilo — dijo amablemente Christie –. No te preocupes. Para nosotros la extensión no es importante, ¿no? ¿Para qué derrochar todo el tiempo libre de un mes leyendo una novela de mil páginas, cuando en una sola velada se puede tener una experiencia estética comparable en el teatro o el cine? Escribir una novela es en sí un acto anacrónico: solo era relevante para una sociedad y un conjunto de condiciones sociales que ya no existen.

Son estos, los momentos en los que Johnson incorpora sus opiniones sobre la literatura y el trabajo de escribir, cuando este breve relato se revela. Rebelándose:

Hay montones de personas que nunca tienen una oportunidad, que se quedan estancadas y otros lugares comunes. Lejos de rebelarse, se enamoran de su condición y votan a los conservadores.

cubierta christie malry.indd

 

Editorial Libros del Silencio

 

 

Post Details