La dama: ¿De modo que no rechaza de plano la idea de una liga contra la violencia?

El caballero: Estamos convencidos de que su punto de vista es puramente teórico. Estoy seguro de que usted no vende su hierro a Fulano porque simpatice con su conducta.

Svendson: De ninguna manera. La condeno

[…] El caballero: Usted vende, simplemente, porque se le paga y venderá mientras se le pague.

Svendson: Así es.

Bretch, B. (1981). ¿Cuánto cuesta el hierro?. En Siete obras de un acto. Buenos Aíres: Nueva Visión.

Esta parte del diálogo de la obra de Bretch me vino ayer a la cabeza mientras veía un documental sobre la censura en China con la conveniencia de empresas como Google, Yahoo o Cisco Systems. Sobre estos últimos, uno de los entrevistados comentaba que, ante las acusaciones públicas de colaborar con el régimen chino en el bloqueo de páginas web y fuentes de informació, los responsables de Cisco respondían que ellos se limitaban a vender su tecnología a gobiernos como el chino o el americano, y lo que hicieran con ella no era de su incumbencia.

“Usted vende, simplemente, porque se le paga y venderá mientras se le pague

One Response to “lo que los clientes hagan con nuestra tecnología no es asunto nuestro”

  1. y la censura, como bien es sabido, no es patrimonio de ningún lugar… EEUU cierra webs españolas por violar el embargo a Cuba , toma ya…

    Reply

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>