Mi primer post está dedicado a hablar sobre el hecho de hacer un post, algo parecido a lo que hacen los escritores cuando no se les ocurre qué decir y entonces atacan al folio con aquello de no tener ideas sobre lo que escribir y reflexiones sobre su trabajo. Me recuerda lejanamente al último que leí de Paul Auster, que no pienso recomendar…

El caso es que me encuentro ante el típico dilema del post en blanco y me pongo a pensar en eso de comentar noticias impactantes, hacer una reflexión política, recomendar un vídeo supercachondo, enlazar a un artículo científico de lo más sesudo que evidentemente está en inglés, contar mis más ocultas intimidades, destripar a alguien (en el sentido metafórico del término), anunciar unas jornadas, o un concierto, hacer críticas literarias, cinematográficas, musicales o artísticas en general, un script de php, una observación social, colgar un dibujo, enseñar mis fotos borracha, recitar (citar la cita que aparece citada en otro lugar), o escribir sin más. Adivinad.

Esta mañana he vivido una paradoja blogeal: una locutora de radio leía el post que un oyente había enviado al blog del programa informando de la publicación de un libro con una recopilación de post recogidos de la bolgesfera. Precioso. Ahora espero ver el anuncio en la tele para coronar al blog como el rey de los mass media.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>