La normalización internacional en el ámbito de la gestión documental va viento en popa a toda vela.

 

El pasado 1 de mayo se aprobó en Ginebra el ODF (Open Document Format) como estándar ofimático para los formatos electrónicos con el número ISO 26300 . Esto supone que podremos comunicarnos con la administración en formatos electrónicos no propietarios y que las aplicaciones ofimáticas deberán permitir la apertura de documentos en estos formatos. Para paliar la negativa de Microsoft a ofrecer soporte para estos formatos, la Fundación OpendDocument norteamericana parece haber desarrollado un plug-in para instalar en la suite de Microsoft.

 

Unos días después, entre el 9 y el 11 de mayo, se reunía en Santiago el CT50 para la revisión de la norma ISO 15489 y de las reuniones surgía la propuesta de crear una familia de normas dedicadas a la gestión documental.

 

El tema de los formatos abiertos estándar no ha sido un camino fácil. La conocida como ‘’guerra de los formatos’’ enfrentó a Adobe y Microsoft para lograr que PDF o OOXML. El primero ya llegó al codiciado código 60.60 con la publicación de ISO 19005-1 en 2005. En cuanto al segundo, parece que la estrategia de ‘’fidelización’’ de usuarios mediante la dependencia de aplicaciones y formatos fue echada por la borda con la iniciativa de Novell . A esto se añaden las razones argüidas desde distintos países e instituciones. Disponéis de un buen resumen de éstas en la página de estándares abiertos.

En la misma página, disponéis de un interesante documento sobre las definiciones de estándares abiertos en Europa

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>