Uno de los motivos del nombre de este blog es el papel que juega el lenguaje como herramienta en nuestro trabajo; la indización, la clasificación, la recuperación de información, la descripción de documentos y contenidos… todo está dominado por el lenguaje por lo que el acceso a la información y a los documentos pasa necesariamente por la interacción con la lengua, y este es uno de los mayores quebraderos de cabeza de nuestra profesión.

Hace unos días Catuxa publicaba una referencia a la obra de Erica Menchen, ‘’The trouble with folksonomy (the terme)’’, y lanzaba una reflexión entre la diferencia del tagging de autor y el tagging de lector, un dilema al que nos enfrentamos los documentalistas en el momento de definir un sistema de información que quiera recoger el punto de vista del usuario e incorporar su punto de vista al sistema.

Por otro lado, en la cocina de los bits se abría una puerta a otro frente de la documentación y el lenguaje: el procesamiento del lenguaje natural para la recuperación de la información. Este objetivo es compartido por los sistemas de etiquetado social, la creación de puntos de acceso a la información desde distintos puntos de vista. Pero la lectura de ambos post revela otros puntos de encuentro entre el tagging social de autor y lector y el PLN.

La última entrega del ciberchef nos ilustra en el concepto de la pragmática y su doble visión de ‘’referencia e inferencia’’. La primera podría identificarse con el tagging de autor, mejor dicho, el tagging del documentalista que relaciona ‘’el código y el mensaje estrictamente mediante el código lingüístico’’. La segunda, la inferencia, equivaldría al tagging de lector que por su organicidad, por su supuesta falta de sistematización, requeriría una ‘’aclaración por parte del emisor’’.

El problema o, mejor dicho, el reto del ligüísta computacional y el del documentalista que se plantea habilitar la posibilidad de etiquetado para los lectores es el mismo: cómo traducir el lenguaje del usuario a la lógica de la máquina, aunque las aproximaciones de cada uno de ellos sea completamente diferente.

Mi experiencia personal me dice que, desde el puesto de los documentalistas, no acabamos de fiarnos del usuario o, visto de otro modo, de la máquina para entender al usuario, así que preferimos centralizar la creación del lenguaje, ser referencistas e intentar reducir las posibles inferencias de los usuarios.

Este dilema se nos presentó recientemente en el momento de diseñar una intranet coorporativa que incliría un sistema de publicación de noticias a la manera de un blog y, por lo tanto, tendría la posibilidad de asignar etiquetas. Sin embargo, todas las propuestas acababan en un sistema de lenguaje controlado porque no se confiaba en la capacidad de los usuarios para realizar esta tarea.

Buscando referencias sobre el tema encontré un interesante artículo, antiguo ya, de la intranet de IBM. Después de varios años utilizando la intranet coorporativa como medio de comunicación y acceso a la información, con una taxonomía de casi 4000 términos, decidieron habilitar el sistema de etiquetas para los usuarios y crear así una folksonomía de la organización. El sistema resultante se bautizó como Dogear y les permitió localizar clusters de conocimiento dentro de la propia organización. Lo interesante de la experiencia (en la línea de lo apuntado por Catuxa) es , además de hacer emerger focal points de conocimiento tácito, la convivencia de ambos sistemas, el etiquetado social y la taxonomía, la inferencia y la referencia, para enriquecer el sistema.

La incorporación de los usuarios a la creación, desarrollo y evolución de los sistemas de información es ineivtable, imprescindible y, desde mi punto de vista, muy deseable. Y todo ello pasa, en gran parte, por el conocimiento del lenguaje, de los lenguajes y de su comportamiento, ahí es nada!

Más información sobre Dogear y las folksonomías en las intranets:

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>