Cada vez son más los productos y servicios que se concentran en los teléfonos llamados inteligentes. “Depredador de la era industrial”, lo llamaban en un artículo. Lo personal y lo profesional se encuentran en las aplicaciones que llenan las pantallas de nuestros teléfonos y cada vez que alguien se incorpora al presente que está marcando el futuro de la comunicación y de muchas otras cosas más, surge la conversación de “y tú, ¿que aplicaciones tienes?”. Así nació esta entrada, que envejecerá más rápido que cualquier otra en este sitio y que quizá le sirva a alguno de los antropólogos tecnológicos que mencionaba el artículo anterior.

Aquí está la pantalla de inicio, en la que se acumulan muchas de las aplicaciones que utilizo a diario. Gracias a las nuevas funciones de agrupación temática el número de pantallas de mi Iphone ha descendido considerablemente. Ahora me sorprende ver el número de “aciertos” que ha tenido Apple en esta primera pantalla. 14 de las aplicaciones que aquí aparecen son las que trae por defecto el dispositivo y, a pesar de mi primera afirmación (lo de ser aplicaciones de uso diario) la brújula sigue ahí. No es el único elemento fuera de sitio. Supongo que en algún momento me aburrí de organizar el Iphone y empezó la acumulación cronológica de aplicaciones según la fecha de descarga. Por eso la app de WordPress o de Kik no aparecen en el cajón de “Social” y la de TeuxDeux está fuera de “Working”. Otras como WhatsApp, destinada a reducir mi factura con Telefónica, podría agruparla con la aplicación de mensajes, o incluirla también en “Social”, pero por el momento no comparte piso.

Muchas de las aplicaciones que descargo no tienen otro interés que ver el diseño de la interacción, la forma de visualizar información o considerar otras opciones a cosas que ya tengo. Hoy, al pensar en esta entrada, también me daba cuenta de lo entretenido que me resulta navegar por la App Store, echar un vistazo a las sugerencias, a los rankings y, ya de paso, pensar en las muchas mejoras que podían hacer a este gigantesco almacén.

En cualquier caso, para las personas que se incorporan a smartphonlandia, aquí va un ejercicio de memoria y autoreflexión para entender qué hacen todas estas cosas en mi teléfono. Aviso: es largo pero creo que las imágenes ayudan a seleccionar las aplicaciones que más interesen.

El cajón de Social es donde coloco las aplicaciones para acceder a redes sociales. Para twitter utilizo Echofon, es de pago pero me gusta, es cómoda de utilizar y me permite gestionar varias cuentas a la vez. Aunque lo cierto es que cada vez la abro menos porque es un sitio muy ruidoso y tengo un tema pendiente con las listas de timelines. Tumblr lo utilicé a menudo durante un tiempo para experimentar con formas narrativas, ver su utilidad para crear diarios y utilizarlo en investigación. Es una aplicación muy útil, al igual que el servicio web, pero aún no he terminado de integrarlo en mi producción digital. Facebook es la reina del cajón. La utilizo a diario varias veces. Aún no entiendo por qué no publico las fotos y los enlaces en tumblr en lugar de en Facebook, porque ambas cosas podrían ser públicas sin problemas. Supongo que la omnipresencia de Facebook en Internet con el botón de “compartir” se lo pone muy difícil a Tumblr. La aplicación me gusta porque la mejoran con regularidad, y menos mal, porque aún le quedan muchas cosas que añadir, como lo de adjuntar fotos a los mensajes privados, por ejemplo. El acceso directo a Google reader casi no lo utilizo, es muy incómodo ver los cientos de rss a los que estoy suscrita en la minipantalla del iphone, aunque Google ofrezca una versión móvil. La aplicación de LinkedIn echa humo en conferencias y encuentros, pero poco más. Getglue es una red social para hablar de películas, libros, series, música, etc. Al principio me parecía gracioso esa especialización. Combina la actualización de estado de twitter y el check-in y las medallitas de Foursquare con la vieja idea del sistema de recomendaciones de Amazon. Pero la forma de construir tu perfil según lo utilizas deja mucho que desear y el hecho de que mis referentes en películas, música y libros no estén aquí sino en Facebook ha terminado por aburrirme. Meetup es un servicio para facilitar el encuentro de personas que comparten los mismo intereses. La aplicación permite localizar encuentros programados en el sitio en el que estás. Utilizarla en Bilbao es cero emocionante pero en Madrid o en otras ciudades como Londres, puede convertirse en una agenda imprescindible.

Referencia contiene todas esas aplicaciones para sacarme de dudas, lingüísticas principalmente. Aunque también está la aplicación de TED para acceder a los vídeos de las conferencias. Creo que es un buen recurso que no utilizo porque no tengo tiempo suficiente para ver los vídeo y porque sin wi-fi me fundiría la tarifa de datos en 5 vídeos. Alguna vez he tenido la impresión de que hay pocos vídeos actuales, pero bueno, los viejos también sirven, por eso lo de referencia. Respecto al resto de cosas, el diccionario de Collins de Inglés-Español me encanta. Es verdad que no tiene tantos términos como Wordreference ni cuenta con los foros de usuarios donde se resuelven muchas dudas, pero a su favor diré que funciona off-line y es muy rápido en cualquier situación. Y sí, también es de pago, 19 euros creo que me costó, pero a mí me compensa. El diccionario de RAEplus también es de pago, aunque mucho menos, y sólo funciona online. De esta aplicación me encanta la experiencia de navegación extendida que tienes en la pantalla de búsqueda con la selección random de palabras, o la pantalla de sinónimos. Al igual que el Collins permite guardar el historial de búsqueda para ahorrar tiempo en las consultas. El Bescherelle es un libro mítico de conjugaciones de verbos en francés. Cualquiera que haya estudiado algo de este idioma tendrá el pequeño libro rojo en su casa. La aplicación, además de permitir la consulta al contenido del libro, ofrece un juego para perfeccionar el dominio de ciertos verbos o tiempos verbales que pueden ser un auténtico dolor de cabeza en francés. Por último, Wikiamo, es una de tantas aplicaciones que permiten acceder a los contenidos de wikipedia. La verdad es que nunca me acuerdo de usarla y siempre voy a la Wikipedia a través de Safari, que al final muestra la misma visualización. Supongo que las aplicaciones que no ofrecen valor añadido alguno a la navegación habitual se caen rápido del top 10.

Autometrix mezcla utilidad y experimentación. Son aplicaciones que me permiten monitorizar distintos aspectos de mi vida. No hay muchas… Algunas como iXpenseit se han convertido en imprescindibles para sacar partido al presupuesto mensual y conocer mejor mis hábitos de consumo, porque no es lo mismo intuirlos que analizarlos. La visualización de gastos por categorías, subcategorías, meses, tipos de gasto o tipos de ingresos me ayuda a tomar bastantes decisiones. Esta es la única razón por la que me molesto en apuntar cada céntimo que gasto, algo que he querido hacer muchas veces y que nunca he logrado porque me parece una tortura. Pero con esta aplicación es fácil, no necesito conectarme a internet y realmente me aporta valor. Weighbot lo empecé a utilizar cuando decidí perder peso. El tema de los logros es crítico es estos momentos así que ver el efecto que tienen en tu proyecto los madrugones para ir a hacer ejercicio se convierte en algo fundamental. Al igual que iXpenseit, Weighbot me ayudaba haciendo predicciones en función de los datos que yo introducía. Ahora ya no lo utilizo pero lo tengo como referencia para temas profesionales. MyNetDiary puede ser una consecuencia de utilizar Weighbot. Adelgazar comienza por ser consciente de tus hábitos alimenticios y la verdad es que no es fácil saber lo que estamos comiendo cada día porque no es una cuestión de cantidades. MyNetDiary sirve para llevar un control de los alimentos y las calorías que ingerimos a diario. Son aproximadas, evidentemente, pero también me sirvió para empezar a comer de otra manera. Mappines es experimentación. Tengo pendiente escribir más en detalle sobre esta aplicación porque es el punto de interacción con un estudio realizado en la London School of Economics para conocer en qué lugares, cuándo y haciendo qué cosas, la gente es más feliz. La aplicación nos interrumpe durante el día tantas veces como nosotros digamos (máximo 5 veces al día) y en el horario que nosotros fijemos, para solicitarnos que completemos el cuestionario tipo que tenemos en la aplicación. Después podemos consultar las gráficas sobre la información enviada. El estudio en realidad sólo está interesado en datos asociados a lugares de Londres pero permiten a cualquiera bajarse la aplicación y automonitorizar su felicidad, por decirlo de alguna manera.
Press & so. Creo que esta categoría es un clásico. Aplicaciones que sirven para acceder a revistas y periódicos online. En realidad no son más que la versión móvil del sitio web. Comparado con el resto de servicios que intentan ofrecer algo más a través de su aplicación el tema de la prensa está un poco por detrás.

Me cuesta entender porqué es tan difícil compartir los contenidos en redes sociales, por ejemplo, desde estas aplicaciones. Ya que están en mi teléfono, ¿por qué no se conectan con el resto de aplicaciones que están en el terminal en lugar de abrir otra ventana más de Safari y llevarme a una página web?

Por lo menos la navegación y visualización de contenidos es adecuada para el terminal, sobre todo en la aplicación de The Guardian donde navegar entre secciones es muy sencillo y permite un mínimo de personalización marcando secciones favoritas. Yorokobu y Rotman las tengo pendientes de exprimir. Antes también estaban las aplicaciones de El País, El Mundo, Le Figaro y algún periódico inglés más. En su momento me sirvieron para ver qué estaban proponiendo webs con tanto contenido y posibilidades de navegación en el entorno móvil.

De todas las probadas, me quedo con The Guardian.

Working es el último cajón de la pantalla principal. Aquí tengo las aplicaciones que, en principio, me servían sólo para el trabajo pero que han terminado triunfando en mis proyectos personales. Zimbra es un acceso directo al servicio de correo que tenemos contratado en la empresa. La versión móbil del webmail por decirlo de alguna forma. No lo uso absolutamente nada porque tengo el correo y los calendario sincronizados con las aplicaciones nativas del iphone. Lo tengo porque a veces las citas no se pueden gestionar desde iCal y tengo que acceder vía web, pero es tan pesada la interacción que prefiero esperar a estar delante de un ordenador. Dropbox es una maravilla, lo tengo instalado en todos los puestos de trabajo que utilizo y la aplicación es estupenda, rápida y permite tener ciertos documentos offline si los marcamos como favoritos. Evernote es otro gran aliado cuando tienes muchas líneas de trabajo abiertas en las que no trabajas de manera continuada. La aplicación permite realizar notas de texto, voz, vídeo y con imágenes y sincronizarlas más tarde para tenerlas disponibles desde cualquier sitio. Creo que en poco tiempo pasaré a cuenta premium porque cada vez tomo más anotaciones fotografiando textos. Skype y Tango son servicios de videollamadas. Skype funciona decente sobre wi-fi y sin activar el vídeo. La aplicación de Tango aún no he tenido ocasión de probarla.

La segunda pantalla está más relacionada con ocio y multimedia. Vuelven a aparecer aplicaciones nativas como la calculadora, las notas y las notas de voz, sustituidas por Evernote, el acceso a YouTube o esa maldita aplicación de Bolsa que me pone enferma en cuanto la veo. Hoy mismo la pasaré a la pantalla de “basuras”. Otra que se va a mover es la de Esquire. Siempre que puedo leo esta revista supuestamente dirigida a hombres. Me gusta el estilo que tiene y cuando sacaron la versión móvil de su número de enero este año no dudé en comprármela. Ya no lo he vuelto a hacer. La revista pierde toda la gracia en la aplicación. La aplicación de Opera Mini al que tanto le costó entrar en el Iphone solía estar en la primera pantalla pero la realidad es que hay muchas más webs optimizados para la versión de Safari que para este navegador, así que dejé de utilizarlo a pesar de que me resulten más simpáticos. Tick2go es una imposición de Aireuropa para poder disponer de mi billete en el móvil. Prefiero mil veces el Qcode de otras compañías. RégimenDukan, para quien no lo conozca, es una revolución en el mundo de las dietas y el adelgazamiento. Este médico francés se ha inventado su propio sistema y ahora tiene pacientes en todo el mundo. Me bajé esta aplicación porque me interesaba el modelo de negocio que había montado y cómo planteaba la comunicación con los usuarios. He llegado hasta donde el doctor me ha dejado sin cobrarme y me ha servido para ver otra forma de involucrar emocionalmente a las personas en un proyecto de cambio de comportamientos. Interesante personaje. Por último, la aplicación del MoMa es una de mis favoritas a pesar de no funcionar offline. Aún no conozco muchas otras aplicaciones de museos o instituciones culturales pero la posibilidad de realizar una visita a algunas de las exposiciones a través de contenidos expresamente pensados para el tipo de consumo que tenemos en el móvil la convierte en una referencia. Una forma muy interesante de extender la capacidad de impacto de una institución como esta y no quedarse en una agenda para el móvil.

Mi cajón de Fotos, con dos aplicaciones muertas, dos en coma y otra en plena forma. Instagram fue una de esas compras provocadas por la descripción entusiasta de las características y algunas de las opiniones. En cuento vi que había que crearse una cuenta y que era otra red social más, ahí se quedó. Flickr la he utilizado más para navegar y consultar que para subir fotos, básicamente porque no se puede y hay que hacerlo a través del correo, pero la verdad es que prefiero tratar las imágenes antes de publicarlas y aunque la nueva cámara del Iphone puede hacer cosas bastante espectaculares, sólo he subido fotos sin tratar en una ocasión. De cualquier forma, es cómoda para ver lo que publican tus contactos. Gorillacam también tenía más sentido antes cuando no existía la cámara delantera para ver lo que se fotografiaba. Todavía puede ser útil para hacer fotos en ráfaga o con temporizador. Picposterous es el servicio para publicar fotos en los blogs de la plataforma Posterous. Antes de que apareciera la aplicación oficial de este servicio me resultó muy útil para investigaciones de campo, ahora ha quedado desbancada. PS Express es la que más utilizo para retoque fotográfico. La aplicación de Adobe permite recortar imágenes, girarlas, aplicar filtros o cambiar ciertos parámetros de exposición y contraste. Ninguna virguería pero más que suficiente para un móvil. Y, desde luego, mucho más amigable que la aplicación de iMovie para editar vídeo con la que más me valdría limarme los dedos si quiero hacer algún corte en un clip para luego empalmarlo con otro. Una sola vez he editado vídeo con esta aplicación y, si vuelvo a hacerlo, será modificando por completo la forma de grabar para sólo tener que pegar clips. No tiene muchas opciones de títulos, transiciones o edición de sonido. Esto último es especialmente molesto porque no te permite seleccionar el trozo de pista que quieres utilizar, siempre incluye las canciones desde el principio.

La sección de Viajes es de las qué más sentido tiene para mí en el Iphone. Aquí se mezclan redes sociales de viajeros como TripAdvisor y guías de ofertas locales como Tooio, con guías de las ciudades que he visitado últimamente. En el caso de las guías, como quería hacer un poco de comparativa, tengo las versiones de Wallpaper y la Lonley Planet de Berlín y Londres. Gana la Lonely Planet por goleada y la de Londres por contenidos. Pueden consultarse offline, algo más que interesante cuando estás en el extranjero y conoces las tarifas de tu operador de “a euro el MB/día”. Lo mismo ocurre con MetrO, que permite cargar los planos de metros de diferentes ciudades y luego utilizarlo sin conexión. Puedes consultar trayectos indicando punto de salida y de llegada y la aplicación nos devuelve la información con distintas combinaciones posibles. En Berlín me funcionó muy bien, cuando la he utilizado en Madrid no le he hecho mucho caso porque me manejo mejor yo y no incluye las líneas de autobús. Para eso tengo la aplicación de EMT Madrid y la de BCNbus, según la ciudad. Ya hablé de ellas en otro post anterior así que no me extiendo. Por último, Tripit, es una aplicación para gestionar los datos de nuestros viajes. Lo más cómodo es que puedes reenviar el email de reserva a tu cuenta en Tripit y el sistema añade todos los datos necesarios de localizador, hora de salida, llegada, etc. La aplicación funciona offline y es bastante útil en su versión básica. La opción premium nos permite gestionar puntos de programas de vuelo, las famosas millas, y nos avisa de retrasos o modificaciones en nuestros viajes. Para los vuelos a Madrid puede ser algo bastante útil para no perder el tiempo en los aeropuertos. Otra opción es explorar la red de viajeros de Tripit y ver si algún otro conocido está por allí haciendo tiempo…

Música; básicamente dos tipos de programas: radios y reproductores. Con las radios me he desesperado, sin venir a cuento se corta la emisión, con wi-fi no siempre funcionan bien así que con 3G ya ni hablamos, y no permiten acceder a podcast o emisiones pasadas, sólo a distintos canales. Muy frustrante. La peor que he tenido ha sido la aplicación de la cadena Ser y la mejor la de iCatfm. También probé la de Scannerfm pero se colapsaba. Hay que decir que estas pruebas fueron hechas con un Iphone 3G, quizás ahora sea diferente. Lastfm me la instalé porque podía ver conciertos en mi localidad que, por increible que parezca, no aparecían en otras agendas. Ahora Facebook ha cubierto por completo este aspecto. iTunes, aplicaciones nativas que no me sirven para nada porque no compro música, tengo la versión premium de Spotify y escucho casi todo lo que me apetece / interesa / comentan, con o sin conexión a internet. Antes de suscribirme gastaba más en CD’s, bastante más, o en álbumes comprados a través de Itunes. Esos álbumes ahora están en la aplicación de Ipod que me sirve principalmente para ver podcast del canal iTunesU. SoundHound es una aplicación similar a Shazam, para superar esos momentos de frustración en los que no recordamos el nombre de un grupo o una canción. Esta semana la puse a prueba tarareando un tema con mi voz de grillo y acertó, ¡a la primera!

Pasamos página y nos vamos acercando al final, a las pantallas de los temas pendientes. Aquí hay aplicaciones de todo tipo, algunas de las cuales las utilizo más de lo que pensaba. Por ejemplo, la de WordPress, para moderar comentarios fácilmente o empezar borradores de futuras entradas -no es el caso de este texto-. Busuu es una plataforma para aprender idiomas con material didáctico propio y una red de usuarios que permite hacer intercambio de conversación. Últimamente me ha dado por aprender portugués de Brasil y como los horarios de las escuelas no cuadran con los míos y sus cursos me parecen muy lentos, decidí probar con este sistema. Las primeras unidades de los módulos didácticos son gratis, después se compran a un precio más que razonable. Evidentemente yo ya he dado ese paso. Puedes escuchar pronunciación, tienes ejercicios de gramática, vocabulario. Para mí, perfecto para la toma de contacto con un idioma. Diigo es un servicio de marcadores sociales que utilizo constantemente en el ordenador. Ahora con esta aplicación puedo consultar mi biblioteca de marcadores y descargar ciertas páginas para tenerlas a mano offline, pero el tema de añadir páginas desde Safari a Diigo sigue siendo un desastre. Aún no he conseguido que funcione y el sistema para hacerlo me recuerda más a trucos de programadores que a una funcionalidad de una aplicación. RightNow es una aplicación que debería estar en Autometrix. Sirve para hacer un seguimiento de cómo te sientes en distintos momentos y asignarles una localización, de manera que puedas hacer tu propio Mappiness sin esperar a que te lo pidan. Luego se conecta a Twitter, lo compartes, y todas esas cosas que en algunos servicios me echan para atrás. Springpad es una aplicación para anotar cosas y agruparlas por categorías o por cuadernos -que para mí, en este caso, es lo mismo-. Se parece bastante a Evernote en cuanto a funcionalidades pero es inecesariamente más complicada que esta. Algunas características me gustan, como la posibilidad de crear listas de tareas con fechas de vencimiento, pero mis primeras impresiones es que no me aportan ningún valor respecto a Evernote y que la aplicación falla en la organización porque no me permite asignar categorías, sólo crearlas. Supongo que lo mejoraran y quizás más adelante pueda opinar de otra manera.

En la parte de arriba de la pantalla hay pruebas, favoritos, malos entendidos y juegos. Las pruebas son todo lo que tiene que ver con comida: Foodspotting y WFMissions. La primera es una red social -¡otra!- en la que podemos compartir nuestras opiniones sobre los platos que probamos en diferentes sitios para que luego otras personas puedan encontrar un sitio para ir a comer. Lo de compartir fotos de comida es algo que hago todo el tiempo en Facebook y esta aplicación me parecía atractiva porque pensaba que podía crearme mis propias rutas de comida favorita y luego compartirla con mis amigos, estuvieran o no en Foodspotting, pero no, no se puede. WFMissions la descargué para ver cómo planteaban el tema del cambio de hábitos alimenticios a través de retos y una forma más “emocionante” de la habitual. La propuesta me parece divertida, incluso sirve para tener un amplísimo vocabulario culinario en inglés, pero se han quedado en un “casi” y se hace aburrido muy pronto porque repite constantemente el mismo patrón. Ha querido ser un videojuego y se ha quedado en un listado de tareas.

Patchube es uno de los malos entendidos. Cuando conocí la plataforma el año pasado me pareció increíble la idea de recoger información asociada al lugar en el que estabas a través del teléfono -hay qué ver lo rápido que cambian las cosas-. Ya entonces estaba interesada en monitorizar temas emocionales y lugares y pensé que podría hacerlo a través de Patchube. Nunca lo conseguí, creo que sólo sirve para recoger datos medioambientales o que yo todavía no he sabido darle la vuelta, por esa la conservo. Sooshi también es un malentendido que nunca he llegado a utilizar porque una molesta pantalla de registro me quitó las ganas, pero igual es útil. Game Center es una aplicación nativa que nunca me he molestado en abrir, principalmente porque el aspecto del icono me lo impide, y he preferido descargarme juegos como el de Osmos. Este juego es casi una sesión de meditación en la que tu objetivo consiste en no perecer en el espacio mientras escuchas una música hiperrelajante. Los principios del juego se apoyan en las leyes de la física que rigen los cuerpos en el espacio. No se trata de ir más rápido, porque pierdes materia, ni de quedarte quieto, porque eres absorbido, sino de entender cómo funciona tu entorno y actuar en consecuencia. Supongo que tanto espacio me llevó a descargarme la aplicación de la Nasa para ver imágenes de las diferentes misiones y conocer un poco más de la inmensidad del universo :)

Las dos últimas aplicaciones de esta pantalla, Everydaylives y Revelation, son utilidades para realizar investigaciones de campo con usuarios y desarrollar diarios de servicio o de interacción con ciertos productos. Lo que hasta ahora hemos hecho con otras aplicaciones como Posterous.

Posterous es una plataforma de publicación de blogs al estilo de WordPress o Tumblr pero que basa su valor diferencial en el hecho de poder postear por correo. Ahora la aplicación añade un nuevo atajo y nos permite publicar audio, vídeo e imágenes además de texto de una manera terriblemente sencilla. Aún no he probado si es posible crear varias entradas sin conexión y luego sincronizarlas, pero si así, está seguirá siendo una de mis herramientas favoritas para investigación.

De Blacktop no puedo decir mucho por ahora porque se cae al autenticar. La idea es que puede crear un recorrido a partir de tus check-ins en Foursquare y luego compartir esas rutas en otras redes sociales, es decir, básicamente para lo que quería yo Foodspotting pero que no servía. Ahora Blacktop tampoco me sirve, por lo menos hasta que no arreglen el error de autenticarse.

TimeFlies es una de esas cosas que haces con fe ciega en la gente a la que lees habitualmente, en este caso el blog de Swissmiss. Hablaban tan bien de esta aplicación que no dude ni un minuto en comprarla pensando que había encontrado la herramienta de gestión del tiempo perfecta con la que poder marcarme límites temporales para cada tarea, concentrarme y después salir de mi ensimismamiento con una alarma que me muestre cómo pasa el tiempo. Pero no, ves cómo pasa el tiempo cuando consultas la aplicación, no porque te avise de nada, así que se ha quedad en un chiste. No es el caso de TeuxDeux, el gestor de tareas desarrollado por Swissmiss, que es de mis favoritos por funcionamiento y aspecto, ambas cosas. Una aplicación agradable de usar, pensada desde la funcionalidad y también desde la emoción al incluir la sección de “Some day” y con capacidad para gestionar varias cuentas diferentes y poder compartir listas de tareas con personas del trabajo -genial para proyectos- o de la familia o amigos -genial para fiestas-.

Kik es muy parecido a WhatsApp pero con menos gente. Me la he instalado porque mi amiga Paloma -que es el verdadero origen de este texto- se ha pasado a Android pero sin internet así que Whatsapp no se deja instalar y ha encontrado otra vía para que nos mandemos mensajes gratis y chateemos más. Es correcta, funciona bien y tiene emoticonos, cosa que Whatsapp no.

Y ya, para terminar, no podía quedar nada mejor que Alarm, una aplicación que promete monitorizar mi sueño y despertarme sólo cuando haya completado mis ciclos de sueño, ni antes ni después. Me suena a vendedor de crecepelos pero me hace gracia probar el Iphone como sensor de biorritmos. Al fin y al cabo, ese es su destino inmediato.

4 Responses to “What’s in your phone?”

  1. Dios, menudo tocho. Me viene muy bien, a ver si dentro de poco me hago un hueco dentro de tu /viajes :)

    Gracias!

    Reply

    • ya avisaba de que era largo :)
      y si te quieres hacer un hueco en /viajes, just let me know your app y le doy un try!

      Reply

      • Todavía está en fase propuesta y definición. Hasta dentro de unos meses nada. Pero bueno, venía bastante cerrada, con lo que tampoco va a ser la leche me temo… Instituciones…

        Muy al tema. ¿Vas al The App Date? http://theappdate.com/reviews/

        Reply

      • esta vez no. soy una nini: ni estoy ni hay sitio :)
        ¿tú vas? yo fui a la primera y me encontré con la situación de hablar de la aplicación que más me gustaba de mi teléfono. ahora lo hubiera tenido más fácil… :)

        Reply

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>